El Foro de Imagenes-Crepusculo
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   7/9/2009, 10:23 pm

hola... mi nombre es Maria.. y hace un tiempo tuve un sueno que me gusto mucho y empece a escribirlo.. algunas amigas lo han leido y les ha gustado.. leanlo y dejenme saber q piensan! Smile

London


1. Noticias

¡Gracias Dios! Hace unos meses solicité para una beca en Londres, y hace solo unas semanas me respondieron con un email, en el que decía:
Estimada Sta. Daniela Martínez:
Hemos recibido su solicitud, y después de revisar el récord de sus calificaciones y leer las recomendaciones que se realizan hacia su persona, nos complace informarle, que sería un honor para nosotros que formara parte de nuestro cuerpo de estudiantado.
Deseamos contar con su respuesta lo antes posible, es por ello que le invitamos a conocer nuestras instalaciones del campus, así como nuestros programas y beneficios de estudiar en London University, para ello, le invitamos a una estadía de 27 días, con todos los gastos cubiertos en la ciudad de Londres.
Ansiamos conocerla personalmente y esperamos que su entusiasmo por estudiar en nuestras instalaciones no sea menor que el nuestro. Esperamos su confirmación.
Atentamente: La Administración de la Universidad de Londres (UCL).

¡No puedo creerlo, es decir, además de aceptarme me invitaron a pasarme un mes y con todos los gastos pagos en Londres!
Como es de esperarse empecé a gritar a penas terminé de leer el mensaje. Papi y mami se asustaron preguntando qué es lo que me ocurría pero al momento en que leyeron el mensaje su reacción fue aún mayor.
Antes de poder contarle la noticia a alguien mas empecé a responder el mensaje diciendo cuan feliz y emocionada estaba por la oportunidad y deseando recibir noticias pronto.
La emoción disminuyó al día siguiente cuando mis padres me recordaron que no tengo visa para viajar. Todas mis esperanzas parecieron caer al suelo, pues obtener esos documentos suele tardar mucho tiempo, en ocasiones varios años.
-No puedes rendirte ahora- me dijo papi- vamos a sacar esos papeles como sea necesario.
Aunque sus palabras de aliento parecían ser muy serias, mis esperanzas no aumentaron.
Antes de tener respuesta al mail que había mandado el día anterior a la universidad, decidí enviarles otro correo, en el cual les expliqué mi situación para viajar. La verdad supongo que alguna parte de mí deseaba que ellos estuvieran tan interesados en tenerme como parte de su cuerpo estudiantil, como para de alguna forma facilitarme los documentos que me permitirían viajar. Por supuesto que no, ¿Quién era yo para que ellos se interesaran de esa forma en mí? Nadie, solo soy una chica con un promedio académico elevado, no es gran cosa, miles de estudiantes en el mundo tienen calificaciones mas altas que las mías y supongo que mi oportunidad ahora sería para alguno de ellos.

Habían pasado varios días y entre las tareas y las visitas al consulado para obtener la visa no había tenido la oportunidad de revisar mis correos. Pero esta tarde solo me habían puesto tarea de matemáticas y la hice rápidamente de forma que me quedó el resto de la tarde libre.
Me senté frente al computador y mientras escuchaba música decidí ver mis correos solo por curiosidad de si había algún mensaje nuevo de facebook.
Como es habitual, unos 16 mensajes de comentarios en fotos de facebook, no les di mucha importancia y los borré sin abrirlos. Al ver los demás correos marcados como sin leer, mi corazón se detuvo al leer el nombre de la UCL en uno de los correos que habían llegado hace dos días.
Cerré los ojos y contuve la respiración por un momento, al tiempo en que lo abría.
Buenos días Sta. Martínez,
Nos alegró mucho recibir su mensaje y ver que desea tomar la beca que le ofrecemos. A la vez lamentamos su condición para viajar, pero estamos dispuestos a colaborar para la aceleración del proceso necesario para obtener los documentos. Es por eso que con el correo hemos adjuntado una carta de solicitud para el consulado, en la cual expresamos la urgencia de los documentos y el motivo por el que lo necesita.
Su viaje estaría pautado para el día sábado 27 del mes entrante. Le enviamos todos los datos sobre su hospedaje:
Su estancia sería en el Hotel The Tower - A Guoman Hotel, Este moderno hotel urbano está en las cercanías de la Torre de Londres y del Tower Bridge ubicado a orillas del río Támesis. Nosotros nos encargaremos de cubrir sus gastos en el hotel, así como los gastos necesarios para el transporte. Su viaje de regreso sería el día 25 del mes de mayo. Durante su estadía estaría visitando continuamente nuestro campus y viendo algunas de las clases que podrían interesarle.
Si podemos ayudarle en algo mas, por favor, déjenos saber y nos encargaremos de hacer todo lo posible.
Sus boletos de avión deben estar llegando a sus manos en un aproximado de 15 días.
Nuestros respetos, Administración de London University.

¡Verdaderamente ellos estaban interesados en mí! En cuanto dejé de saltar y gritar, imprimí la carta adjunta en el correo y me preparé para llevarla inmediatamente al consulado. Solo quedaban 25 días para el día en que mi vuelo a Londres estaba programado.
Los días pasaban y en mi cabeza solo se encontraba “LONDRES”, aunque aun faltan 2 años para ir a la universidad sería magnifico tener asegurada una beca en Europa. Claro que también pensaba en cuanto iba a extrañar a mis amigos y a mi familia, después de todo eran 3 años y 7 meses los necesarios para terminar mi carrera de medicina en Londres.
Si, me decidí por estudiar medicina, aunque aun sospecho que en la primera clase en la que deba tocar a un sapo o ver un muerto me cambiaré de carrera.

Ya estábamos a 25 de abril y mi estado de ánimo estaba por los suelos. No me habían dado la visa. Los boletos de avión ya habían llegado y constantemente los miraba con tristeza sabiendo que no los iba a poder aprovechar.
Era jueves, así que en la noche fui al grupo de oración, aunque me encontraba totalmente desanimada, allí me sentí mucho mejor. El apoyo de mis amigas era también de mucha utilidad. Como todos los jueves, miré al cielo en búsqueda de una estrella, y al principio de la noche no un pude ninguna, lo que bajó un poco mi ánimo, pero una hora después, el cielo se había despejado dejando ver mas estrellas de las que normalmente se podían apreciar.
Papi me fue a buscar más feliz de lo normal, pero no pregunté por qué.
Cuando llegué a casa mami, Arlene y Marlene sacaban toda mi ropa del closet.
-¿Qué hacen?-pregunte asustada.
Y fue entonces cuando con una enorme sonrisa en su rostro mami me enseñó mi visa. ¡La tenía!
-¡me voy a Londres! – grité. No podía creerlo.
El viernes no teníamos clase, así que me pasé toda la noche haciendo maletas, de todas formas no podía dormir.
El primero en llamar fue a Fernando, quien se emocionó junto conmigo. Scarlet estaba de fin de semana en La Romana y había dejado el celular en la casa, por lo que no podía hablar con ella. No se imaginan lo frustrante que fue irme sin decirle nada. Luego llame a Anaima, quien hizo una lista de cosas que debía llevar y me la repasó una y otra vez para asegurarse de que no olvidara nada.
¡Llegó el día! No podía creerlo, solamente había dormido unas horas por la emoción de ir a Europa y a la vez por los nervios de volar.


Última edición por darle0312 el 14/9/2009, 11:53 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   8/9/2009, 2:44 pm

2. Camino a Londres

En el aeropuerto, mami, papi, Marlene, Arlene y Fernando fueron a despedirme. Mami estaba llorando y diciéndome una y otra vez que la llamara cada vez que pudiera. Papi me abrazó con fuerza y me pidió que me cuidara. Arlene y Marlene me pidieron que encontrara un novio británico muy lindo y lo trajera, mientras Fernando me pidió todo lo contrario, me advertía que ni se me ocurriera hablar con un chico. Entre tantas despedidas algunas lágrimas salieron de mis ojos. Anaima no pudo ir, pero me llamó mientras estaba en el aeropuerto deseándome lo mejor una y otra vez, además de pedirme lo mismo que habían dicho mis hermanas.
-Trataré- le aseguré.
El vuelo hacía escala en Miami, y el viaje hasta allá no fue tan malo, mi asiento era en el pasillo y junto a mí había un señor de edad avanzada que no paró de roncar en todo el viaje, pero del otro lado del pasillo estaba un chico bastante lindo, con el cual hablé un poco antes de aterrizar, y menos mal que lo hice, pues al entrar al aeropuerto me di cuenta que no tenía la menor idea de qué hacer, ni hacia donde ir y él me ayudó con todo el asunto del equipaje pero al momento de irse y yo aún no sabía hacia donde dirigirme para tomar mi siguiente vuelo.
Pregunté a uno de los oficiales y amablemente me dirigió al lugar en donde debía registrar las maletas.
Aun faltaban 2 horas para que saliera el vuelo, por lo que decidí dar una vuelta por el aeropuerto para conocerlo.
En una tienda a la que entré por curiosidad me encontré con Miguel, así es, el chico de la casa del al lado, cabello castaño claro, aspecto intelectual y de gran altura, que había conocido hace pocos meses y con el que solo había intercambiado palabras como. A pesar de ello había conseguido gustarme lo suficiente como para molestarme al enterarme de la existencia de su novia.
-Hey, ¡hola!- me dijo antes de permitirme reaccionar.
-¿Qué haces aquí, preguntó?- en mi opinión una pregunta no muy inteligente. Pero se lo perdonaré por ser tan lindo.
-Espero un vuelo a Londres, ¿Qué tal tú?-respondí algo en shock pero con un entusiasmo evidente.
-¡Wao! Que coincidencia, debe ser el mismo vuelo, porque también viajo a Londres.
No podía creerlo. ¿Cuántas sorpresas más me esperaban con este viaje?
-Eso es magnífico la verdad, porque es la primera vez que viajo y estoy sola y completamente perdida.- confesé con la esperanza de que me acompañara.
- No te preocupes- dijo mientras reía- yo también viajo solo así que ya encontraste compañero de vuelo.
¡Menos mal!, pensé para mis adentros.
Subimos al avión y junto a mí había un hombre de unos 38 años, apenas me senté me dijo hola.
-hola- le respondí.
-me llamo Alfredo- me dijo mientras extendía su mano.
-Daniela- le dije al tiempo en que le daba la mano.
-Escuché que no están muy seguros del buen funcionamiento del avión, pero no desean cancelar el vuelo, por lo que tienen la esperanza de que pueda llegar a nuestro destino- me dijo en un tono muy serio.
-¡¿Qué!?- dije aterrorizada y ni me di cuenta que Miguel estaba justo detrás de mí.
-es broma- dijo aquel hombre llamado Alfredo
Estaba tan asustada que sentí que la presión me bajaba. De la nada, Miguel estaba junto a mí y amablemente le pidió a mi compañero cambiar de asiento, alegando ser mi hermano mayor y que yo estaba algo asustada.
-Está bien- dijo el hombre, mientras se ponía de pie cediéndole su asiento.
-Gracias- le dije aliviada y en un tono bajo a Miguel pasó a ocupar el asiento junto a mí.
-Sí, creo que está un poco loco, y te daría un infarto antes de aterrizar- dijo riendo muy relajado.
En las 8 horas de vuelo apenas dormí alrededor de 45 minutos en total, estaba bastante nerviosa y a la vez ansiosa.
El resto del tiempo me lo pasé hablando con Miguel, quien no durmió más que yo.
Es curioso, en tanto tiempo siendo vecinos nunca habíamos hablado tanto.
-¿Qué vas a hacer sola a Londres?-preguntó
-Me han ofrecido una beca en la UDL y además un viaje de casi un mes para conocer el campus y la ciudad.
-Es increíble, felicidades- dijo mostrando una adorable sonrisa.
-Sí, pero estoy muy nerviosa, no conozco a nadie.- respondí - ¿y qué tal tú? ¿Para qué vas Londres?
-En realidad algo parecido, me han aceptado en una universidad de Londres, y he venido para pasar un trimestre de adaptación. Y si te sirve de consuelo tampoco conozco a nadie.
-¡Wao! ¿Todo un trimestre?- ¿y si no conoces a nadie, donde te quedas? ¿En el campus de la universidad?- pregunté por curiosidad.
-En realidad, al principio voy a quedarme en el The tower Hotel y después que encuentre una habitación dentro de la universidad me mudaré.-
-¡¿En serio?! Es el mismo hotel en el que me hospedaré mientras esté allá. Definitivamente eres un ángel que me enviaron para no estar sola – le dije sonriendo. -Nunca he estado sola, es más, nunca he dormido sola, toda mi vida he compartido la habitación con mis dos hermanas- confesé algo avergonzada.
-jajaja- sí es mucha coincidencia y me alegro que tampoco vaya a estar solo y que tú vayas a tener a alguien que te aleje de los hombres como Alfredo -dijo en voz más baja mientras reía señalando con la cabeza al extraño hombre que ahora ocupaba unos lugares mas atrás.
-¿No extrañarás a tu familia y tu novia (pregunté entre dientes por aquella chiquilla parece insoportable con la cual empezó una relación hace meses) y a tus amigos?-pregunté tratando de disimular mi curiosidad.
-Bueno dentro de un mes, mi familia viene a visitarme y en cuanto a mi novia, terminamos antes de venir- dijo con la mirada clavada en la ventanilla- y claro que extrañaré a mis amigos pero todos nos graduamos y tenemos que seguir los caminos que más nos convienen, aunque sean caminos separados.-
Traté de ocultar una sonrisa cuando escuché lo de su ruptura y espero haberla disimulado bien.
Luego de esto, decidimos dormir un poco.
Al despertar, solo faltaban 15 minutos para aterrizar.
Al parecer se tomó su papel de cuidarme muy en serio, pues no me dejó sola ni un instante y se ocupó de ayudarme con mi equipaje. Me alegro de todo esto, ya que si no hubiera sido por él probablemente estaría perdida dando vueltas por todo el aeropuerto.
Cuando salimos vi a un hombre de camisa blanca, con las iníciales de la UCL bordadas en el bolsillo y en las manos un letrero con mi nombre. Entonces recordé que el mensaje decía que cubrirían mis gastos de transporte. Nos acercamos a aquel hombre, quien se presentó como Adam, y al parecer era el chofer enviado para llevarme al hotel.
Sonreí y le explique que Miguel venía conmigo y no pareció tener ningún problema.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandruxy06

avatar

Edad : 27
Cantidad de envíos : 10

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   8/9/2009, 3:44 pm

esta bastante bien. as hecho mas capitulos? sinto curiosidad x ver que pasa con miguel jeje..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   8/9/2009, 8:38 pm

hehe si... gracias.. tengo unos 13 capitulos escritos Smile ya pongo otro
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   8/9/2009, 8:39 pm

3. Londres!

Mientras íbamos en el pequeño auto azul, miraba por la ventana con los ojos abiertos como platos, no podía creer que estaba en Europa, ¡en Londres! Inmediatamente empecé a tomar fotos de todo lo que veía.
Me tomé algunas fotos con Miguel, que parecía tan emocionado como yo.
La belleza de esa ciudad es increíble.
Para el momento en que llegamos al hotel eran alrededor de las 9:30pm, no tengo palabras para describir lo hermoso del hotel.
Adam tuvo la amabilidad de llevar nuestro equipaje hasta el lobby, donde me quedé anonadada, y como una tonta turista empecé a tomar fotografías, mientras Miguel (que ya habia visitado antes la ciudad y por eso no parecía tan emocionado como yo), pedía nuestras habitaciones.
Dejé de tomar fotos un rato para hacerme la idea de que realmente estaba aquí.
Fue entonces, cuando un lindo muchacho británico se acercó a mí.
-Can I help you?- preguntó con un acento hechizante.
-no thanks. And I really prefer speak Spanish if it’s possible.
-Sí, la verdad no es ser muy bueno, pero trataré.- añadió con una linda sonrisa.
Fue entonces cuando noté que no llevaba uniforme, por lo que no era un empleado del hotel para ofrecerme ayuda.
-Mi nombre ser Brian, mucho gusto- dijo ofreciéndome su mano.
-Daniela- me presenté mientras le ofrecía la mía.
Miguel vino por detrás para informarme que ya tenía las llaves de las habitaciones. Al ver que no estaba sola se presentó.
-See you around, Daniela- dijo Brian al tiempo en que inclinaba la cabeza y hacía una seña para despedirse de Miguel. No podrían creer la divertida y a la vez adorable forma en que mencionaba mi nombre.
-Te dije que te cuidaría de los hombres extraños, pero pareces tener un imán para ellos. Aunque Brian no parece ser ningún loco ¿o sí? – Preguntó burlón Miguel.- Parece que no pierdes el tiempo- agregó, al tiempo en que me ayudaba con mi bolso de mano.
-Es solo un chico, creí que trabajaba en el hotel. Pero solo sé su nombre. Eso no dice nada. Puede ser gay y estar interesado en ti y solo me usa para poder conocerte- dije burlándome de él, al tiempo que le guiñaba el ojo- o puede ser un psicópata que odia a las personas latinas y quiere matarme.- añadí. Dejando pasar por alto su comentario sobre perder el tiempo.
-There´s a chance. You have a great imagination and I don’t blame you for be careful nowadays. But I’m certainly not gay or psycho and for prove that to you I´ll invite you to dinner tomorrow and to confirm I’m not going a kill you, Miguel you´re invited too. –escuché que dijo la voz de Brian, de quien no me había percatado estaba justo detrás nuestro.
Yo estaba muriendo de la vergüenza y Miguel apenas podía aguantar la risa.
-Tomorrow at 8: oopm?- preguntó buscando alguna confirmación.
-Si vas, te acompañaré- me dijo Miguel muy bajo
-Okay. Tomorrow at 8:00pm- afirmé. Después de haber dicho todas esas cosas lo mínimo que podía hacer era aceptar una invitación a cenar, además la idea de cenar con dos chicos lindos me pareció bastante tentadora como para rechazarla.
-Cool. Ah y lo siento, olvidé que prefieres hablar español. ¿Por qué exactamente?- comentó con cara de confundido
-Porque me encanta tu acento, pienso que es muy lindo, pero temo terminar hablando con él y luciría totalmente ridícula hablando así. – respondí al tiempo en que jugueteaba con la llave de la habitación, indicando lo apurada que estaba por ir a mi cuarto.
-Ii think you would sound even cutter- dijo aquel chico alto, de hermosos ojos verdes, que llevaba puesto una camisa azul los dos primeros botones abiertos y con las mangas estaban dobladas hasta debajo de los codos.
Ignoré su comentario algo avergonzada.
-Nos vemos- le dije- subiendo las escaleras junto con Miguel, quien esperó a estar a solo unos pasos de él para empezar a reír.
-Pudiste haberme avisado- le reproché a Miguel en un tono casi enojada
-Lo siento yo tampoco lo había viso, además fue muy divertido. Jajaja. Y tú que pensaste que ibas a tener problemas para conocer personas, acabamos de llegar y ya conociste a un chico al que le dijiste gay, asesino y aun así te invitó a cenar. – dijo Miguel claramente divertido con lo ocurrido.
-NOS invitó- le corregí
-Yo solo iré para asegurarme de que no quiere matarte, claro que no serviré de mucho si realmente es un psycho que quiere matar a latinos- agregó Miguel aún divertido por la idea.
-ja-ja, muy divertido- le respondí en el tono más sarcástico que me fue posible.

Llegamos a las habitaciones, Miguel había convencido al recepcionista de darnos dos habitaciones contiguas.
Entramos primero a la mía, pues el cargaba mi equipaje de mano.
La habitación era majestuosa: una gran cama debidamente arreglada, recostada de la pared más lejana, un sofá color gris bastante cómodo y un balcón con la más hermosa vista al río Támesis
Sin perder tiempo fui rápidamente a darle una mirada al baño.
-Wow- dije mirando mi reflejo en el gran espejo que ocupaba toda la pared izquierda del baño.
-jaja, ¿Qué pasa?- preguntó divertido por alguna razón antes de unirse a mí y repetir -¡wow!
-Linda ducha- añadió tratando de sonar tranquilo.
-¡Es ridículamente grande! ¡Y me encanta!- agregué en un tono emocionado, completamente opuesto al suyo.
Pero sin duda, nada se comparaba con el enorme y lujoso closet que se encontraba justo frente a la puerta del baño.
-Bueno, creo que mejo voy a mi habitación, si necesitas algo estoy justo al lado- ofreció mientras se disponía a salir de la habitación.
-Gracias, por todo. De verdad eres como mi propio ángel guardián.
-jaja, estás exagerando un poco, además sería yo quien estaría completamente solo pues ya comprobamos que no tienes ningún tipo de problema haciendo nuevos amigos británicos- comentó alzando su ceja derecha pícaramente.
-Buenas noches- le respondí casi empujándolo fuera de mi habitación para así terminar con el tema.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: LONDON continuacion..   14/9/2009, 11:52 pm

Ya habia puesto los primero 3 capitulos... no es sobre bella o edward pero stephanie me inspiro a escribirlo..
espero q les gusten dejen sus comentarios aunq no les haya gustado...


London


4. Chats

Cuando estuve sola decidí encender mi computadora e informar de las novedades a mi familia y amigos. -No puedo creer que ya los extrañe- pensé.
Aún no acababa de iniciar sesión cuando recibí el primer mensaje:
Anaima Says: ¡Cuéntame, cuéntame, cuéntame todo!
Antes de poder responderle me vi obligada a revisar la lista de personas online y al ver a Scarlet escribí, sin antes enviar ningún tipo de saludo.
Darlene Says: Guess what? I´m in London!
Scarlet Says: Si y yo en Tokio -.-
No puedo describir lo increíblemente frustrada que estaba al leer su respuesta. Tardé un momento para responderle, estaba contestando el mensaje de Anaima en 3 cortas oraciones.
Darlene Says: ¡todo es increíble!
-¡estoy con Miguel!
-¡conocí a un british guy muy lindo! =D
Cuando logré convencer a Scarlet de que realmente estaba en Londres, pasamos un buen rato discutiendo de “mi increíble atrevimiento y total falta de consideración por irme a Europa sin antes avisarle”.
Scarlet Says: ¡No te lo perdono, no te lo perdono! Y mas vale que me traigas algo. Wink
Darlene Says: Interesada! Razz pero sabes que lo haré. Tengo montones de cosas por contarte. Pero acabo de llegar y quiero darme un baño en mi lujosa ducha ;p, pero después sin falta quiero contarte absolutamente TODO. Prométeme que te quedarás online hasta que vuelva.
Scarlet Says: pero OBVIO!
Lo mismo le pedí a Anaima.
Tomé mi tiempo para darme una ducha caliente, me puse la pijama y acomodé algunas de mis pertenencias en el closet.
Llamé a casa solo para decir que todo estaba bien, pues sabía cuan costosas resultaban esas llamadas y luego les enviaría un mail con todos los detalles (o tal vez sería mejor que no todos).
Como prometí, tomé mi laptop y para hacerlo más sencillo decidí iniciar una conversación grupal con Scarlet, Anaima y Fernando.
Me acomodé en el sofá gris, pues sabía que me esperaba una larga explicación por dar.
Anaima Says: ¡aaaaaaa! Osea pero dame datos, infórmame del británico! ¿Qué tal es? Y ¿cómo que Miguel está contigo? ¿Estás alucinando o algo así?
Fernando Says: espérate un momento! ¿Cómo así? ¿Lo primero que yo te dije no fue que ni se te cruzara por la mente en hablar con un chico y acabas de llegar y ya estás hablando de un británico? No, no, yo le dije a tío (papi) que no te podía dejar ir sola.
Scarlet Says: ¿Qué? ¿Qué británico? ¡Ves! tú nunca me cuentas nada.
Darlene Says: ¡cálmense! Primeramente, Brian (así se llama el chico que conocí)
Fernando Says: ¡ay Dios mío! Oye cuanta confianza ya. ¡Brian!
Anaima Says: ¡me gusta ese nombre! Lo apruebo.
Scarlet Says: ¿Qué tiene que ver Miguel en todo esto?
Darlene Says: si me dejaran explicarles…
Darlene Says: En el aeropuerto de Miami, me encontré con Miguel, y por cosas del destino vino a pasar un trimestre en Londres, y nos estamos quedando en el mismo hotel y todo. Y me ha ayudado muchísimo, estaría medio perdida sin su ayuda.
Anaima Says: Aja… pero ese no es el que me interesa, después de todo acuérdate que el tiene novia… Háblame de BRIAN
Darlene Says: En el avión me dijo que terminó con su novia antes de irse.
Scarlet Says: ¿En serio? ¡Que bueno! ¡Por fin!
Fernando Says: no me importa que esté con o sin novia, en Londres o en Sydney quiero que esté lo más lejos posible de tí.
Darlene Says: Bueno lamento informarte que está en la habitación de al lado, y me alegro de que así sea, me ha ayudado mucho. Pero para tu tranquilidad, durante el vuelo nos hicimos muy amigos y me parece que con eso es suficiente.
Fernando Says: Jumm… ¿acabas de llegar y ya estás buscando con quien reemplazarme? =(
Darlene Says: Jaja tú sabes que para mí eres único.
Anaima Says: aww! Que sweet! Pero tanta cursilería para después por favor. Ahora lo importante. ¿Quién es Brian?
Scarlet Says: Cuñadito nuevo!
Fernando Says: nada de cuñadito dije. Sea quien sea tiene que pasar bajo mi supervisión primero.
Darlene Says: Nada de cuñado… todavía… Brian es un chico que se acercó a mí en el Lobby, pensé que trabajaba aquí pero no es así. Es alto, con ojos verdes que matan, una sonrisa deslumbrante y el pelo corto de color negro y por si fuera poco tiene ese acento británico tan encantador.
Scarlet Says: yo no se a ti, pero a mí me suena como mi cuñado perfecto.
Fernando Says: Bueno a mí me suena como un delincuente. Mejor aléjate de él.
Darlene Says: Mmm… que te parece si me alejo de él después de la cena de mañana?
Anaima: ¿! Que!? ¿Te invitó a cenar? Pero no pierde tiempo el niño.
Fernando Says: pero tú estás loca si pretendes ir a cenar sola con un hombre que no conoces y para colmo en otro continente donde no conoces a nadie a quien llamar en caso de emergencia.
Darlene Says: No voy sola, Miguel también viene. Él también dice que puede ser peligroso y no me dejará ir sola.
Fernando Says: Ves?! Él quiere ocupar mi lugar =( aunque por lo menos tiene sentido lo que dice.
Scarlet Says: Osea él se auto invitó a la cena a la que te invitó Brian?
Darlene Says: no. Después de haberle dicho gay, psicópata y racista… invitó a Miguel para que estuviera segura de que no hay ningún peligro.
Anaima Says: ¿!Gay, psicópata y racista!? Tu eres loca?
Fernando Says: jajajajajaja creo te irá muy bien en Londres. Sigue así.
Darlene Says: fue un accidente. Se lo estaba diciendo a Miguel y no sabía que él estaba justo detrás de mí.
Scarlet Says: y aún así te invitó a cenar? Definitivamente mi cuñadito.
Anaima Says: en resumen. Estás sola en Europa, con el chico que te gusta o gustaba, y además conociste a otro chico lindo que ya te invitó a cenar y solo fue hace unas horas que llegaste.
Fernando Says: No me gusta como suena eso. Yo creo que tú deberías volver.
Scarlet Says: ¡imposible! Tienes que disfrutar todo lo que puedas. Y tomar muchas fotos para mantenernos gráficamente informados ;P.
Anaima Says: Bueno nos tenemos que ir, ya es bastante tarde aquí.
Fernando Says: Cuídate y aléjate de Brian o cualquier otro británico y lo mas alejado posible del tal Miguel y dile que no trate ocupar mi lugar.
Scarlet Says: Enjoy! Compra mucho y por favor mantennos informados.
Darlene Says: Los amo y ya los extraño! Adiós.


Última edición por darle0312 el 14/9/2009, 11:55 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   14/9/2009, 11:54 pm

5. Primera noche
Aunque eran alrededor de las 3:30AM no tenía nada de sueño.
Salí al balcón con planes de escribir algunos mails para mi familia y amigos. Estos planes fueron interrumpidos al salir al balcón y ver que Miguel estaba en el balconcillo de al lado contemplando la vista, con lo que supongo era su pijama.
-Hey!- me adelanté a saludar.
-Pensé que ya estarías dormida-. Comentó, sorprendido de mi presencia.
- Bueno, no puedo dormir, creo que por el cambio de horario, además aunque suene tonto ya extraño a mi familia y amigos.
-Espero que no sea tonto porque yo también- dijo mientras saltaba el pequeño muro que separaba su balcón del mío. –Lo siento, ni siquiera te pregunté si podía acompañarte- dijo dándose cuenta de sus actos.
-No, no hay problema. Te dije que no estoy acostumbrada a estar sola.-
Ordenamos chocolate caliente, y nos pasamos un buen rato conversando, después nos dimos cuenta del frío que estaba haciendo y decidimos entrar.
-Así que dime, ¿Cuáles son tus planes de mañana?
-Bueno, en la noche vamos a cenar con Brian- le recordé sonriendo.
-Oh sí, eso lo sé, no me lo perdería por nada- dijo en un tono sarcástico- yo sirviendo de niñera ¿Qué puede ser más divertido que eso?- comentó volteando los ojos y haciendo una pequeña mueca.
-hey ¡u accediste! Yo no pretendía aceptar ninguna invitación.-
-No me gustaría hacerle tal desaire al pobre chico. Pero igual me refería a que harás en el día. Me gustaría salir a conocer la ciudad y quería saber si me querías acompañar.-
- ¡Me encantaría! Pero con una condición- me atreví a pedir.
Miguel enarcó una ceja- ¿Cuál?
- Tenemos que ir de shopping! Sé que hay unas cuantas tiendas cerca, además necesito que ponerme.- respondí alegre con la esperanza de que accediera.
Sonrió levemente y antes de decir- está bien. ¿Así que estás preocupada por qué te vas a poner para cenar con Brian? – preguntó enfatizando el nombre de Brian a la vez que hacía otra mueca.
-No. Quiero comprar algo para ponerme el lunes. Voy a mi primera visita en la universidad.- respondí.
Cierta expresión de alivió pareció recorrer su rostro.
Sin darnos cuenta nos quedamos dormidos.
Desperté a eso de las 11:30 AM, cuando sentí la luz del sol en mi rostro. Me estrujé los ojos y al levantarme me di cuenta que Miguel estaba dormido en el sofá. Fui al baño a darme una ducha, con mucho cuidado para no despertarlo, no quería que viera mi aspecto por las mañanas.
Después de haberme arreglado y vestido con una falda a cuadros y una blusa blanca, acomodé mi ropa en el closet.
-Miguel, despierta- le pedí con voz suave, mientras lo agitaba delicadamente para despertarlo.
Abrió los ojos con algo de pereza y luciendo un poco desubicado.
-Lo siento, ¿me quedé toda la noche? , preguntó arrepentido y aun soñoliento.
-Sí, supongo nos quedamos los dos dormidos.
-¿Qué hora es?- Preguntó mientras se ponía de pie
-Medio día. Nos hemos perdido el desayuno.
-¿Qué!? ¿Por qué me has dejado dormir tanto? Debíamos de aprovechar el día.- dijo mientras se golpeaba levemente la cabeza. Mejor voy a arreglarme y nos vemos abajo para comer ¿sí?
-Hecho- acepté.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandruxy06

avatar

Edad : 27
Cantidad de envíos : 10

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   16/9/2009, 5:22 pm

jaja muy buena la forma en k conoce a brian y la conversacion con los amigos xd
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   16/9/2009, 9:32 pm

Smile Gracias!

6. Primer día: Domingo Mientras esperaba a Miguel decidí dar una vuelta por el área de la piscina. Por algún motivo no me sorprendió encontrar a Brian nadando.
-¡Hola!, esperaba verte- dijo alegre al darse cuenta de mi presencia.
-¿Cómo estás?- pregunté tratando de sonar simpática y despreocupada a la vez.
-Bastante ansioso por esta noche-respondió mostrando una sonrisa mientras se secaba con una toalla.
-¿En serio?- le pregunté incrédula, mientras admiraba sus firmes músculos, por los que al igual que su cabello negro, aun corrían algunas gotas de agua.
-¡Sí! No me digas que has cambiado de parecer ¿o sí?-.
-No, no es eso. Es solo que… no sé nada sobre ti.- aclaré.
Esbozó una sonrisa de alivio- Para ser justos… yo tampoco se nada sobre ti, excepto que eres una linda latina con debilidad por los acentos británicos- dijo riendo mientras sacudía su cabeza como un perro hace cuando está mojado.
Retrocedí un poco pero no pude evitar reír al escuchar sus ideas sobre mí.
-Y creo que tienes un amigo algo celoso y más protector de lo usual-añadió pronunciando la palabra “amigos” de forma pausada y con un tono más hostil, al tiempo en que señalaba con su mentón en dirección en la cual, se encontraba Miguel, esperando por mí y observando atento nuestra conversación.
Sonreí ante la idea de Miguel “celoso”.
-Hemos acordado para almorzar- le aclaré.
- Mejor nos vemos después Brian- me despedí antes de alejarme de él.
-Te has alistado rápido- le dije a Miguel, en cuanto estuve a menos de dos pasos suyo.
-Oh no interrumpan su conversación por mi presencia- me pidió, en un tono no muy convincente.
-No te preocupes, no hablábamos de nada importante- mentí, pues la verdad es que moría de ganas de saber más sobre Brian.
En el momento en que daba la espalda al área de la piscina para dirigirnos al restaurante, Miguel deslizó su brazo sobre mis hombros. Este gesto que me pareció algo extraño, pues aunque en tan poco tiempo nos habíamos convertidos en muy buenos amigos, nunca habíamos tenido tal demostración de afecto.
Subí la mirada para ver su rostro y me sorprendí al notar que aún tenía la mirada clavada en Brian, quien se encontraba solo a unos pasos detrás de nosotros y este le devolvía la mirada con el rostro totalmente serio.
Esto hizo que luciera aun más extraño. ¿Tan en serio se había tomado Miguel su trabajo de cuidarme? - pensé. ¿O es que acaso la tonta idea que Brian había mencionado de Miguel celoso y que antes me había hecho sonreír, no era tan absurda después de todo? Quedé helada ante la posibilidad.
Mientras analizaba cientos de ideas, apenas noté cuando Miguel me ofrecía asiento en una de las mesas libres del restaurante.
Es solo coincidencia- me decía una y otra vez a mí misma tratando de convencerme.
No hablamos mucho mientras comimos, solo sobre un par de lugares que el ansiaba por ver y un par de tiendas las cuales yo quería visitar.
Quedé sorprendida al ver su plato que antes estaba repleto de comida, quedó limpio en solo minutos.
Aquel día por la tarde salimos a conocer un poco la ciudad, como habíamos acordado.
Subimos a uno de los reconocidos autobuses. Por supuesto que nuestra primera visita fue el Big Ben, donde tome decenas de fotos.
Fuimos a unos mercadillos donde pude comprar cosas para la mayoría de mis amigos.
-¿No es suficiente ya?-preguntaba Miguel cada vez que salíamos de una tienda.
-Ya casi terminamos- traté de calmarlo mientras salíamos de una de las tiendas más elegantes de la calle.
Quedé petrificada ante la vitrina de Tiffany’s. Todo era precioso, desde las cadenas con maravillosos dijes, hasta los brazaletes y anillos de compromiso. No podría elegir uno.
-¿Vamos?-Preguntó Miguel mientras abría la puerta de la joyería, resignado a que nuestras compras aun no habían acabado.
-No, mejor no. Vamos a aquella tienda- le conteste aun con los ojos clavados en el cristal. No podía darme el lujo de costear alguna de esos accesorios. Así que entramos a otra tienda mas adelante.
-¡Me encanta esta tienda!-dije mientras tomaba dos vestidos, tres faldas, seis blusas, tres pares de zapatos, unas botas blancas, y cuatro pantalones.
-¡Estoy aburrido!-se quejó Miguel, mientras yo aun veía algunas prendas. –Daré una vuelta por la calle y vengo en un rato.-
-Está bien, te espero aquí.- respondí, mientras me dirigía al probador.
Tarde un buen rato eligiendo la ropa que iba a comprar, por lo que cuando terminé, Miguel ya estaba esperándome.
-¿Qué compraste?- pregunte al ver que llevaba algunas bolsas en su mano.
-Algunas cosas para mis hermanos. Definitivamente casi nada comparado con todo lo que has comprado- dijo mientras me ayudaba a cargar algunas de mis bolsas.

-Quería visitar otros lugares, pero ya es bastante tarde. Mejor volvamos al hotel.-dijo Miguel con un tono algo decepcionado.
-Siento haberme emocionado con las tiendas, te prometo que el martes saldremos y no iremos a las tiendas.
-Está bien, ¿encontraste lo que querías usar para tu reunión de la universidad?
-Compre unas cuantas opciones. Tu deberás ayudarme a decidir – le dije sonriendo.
-Ohh! Será todo un placer- dijo sarcásticamente y haciéndome una pequeña mueca.

Cuando llegamos al hotel, Miguel dejo las bolsas en mi habitación para ir un rato al gimnasio. Yo, en cambio, me quedé en la habitación enviando fotos y mails como me habían pedido.
Aunque aún faltaban unas dos horas para la cena con Brian, no podía decidir que ponerme. Mientras examinaba el closet, Miguel tocó la puerta del balcón.
-Pasa.- Le dije sin voltear a verlo, pues aun intentaba encontrar algo apropiado para esa noche.
-¿Decidiendo que ponerte mañana? – pregunto su voz a mis espaldas.
-Ehmm aja- mentí, aunque no estoy muy segura de por qué.
Rápidamente tomé tres conjuntos que había considerado apropiados para la reunión de la universidad y los desplegué sobre la cama.
-¿Qué opinas pregunté?- Aunque ya estaba casi segura de mi decisión.
-Me gusta éste- dijo señalando la blusa de franjas rosadas y unos pantalones color crema. – Creo que es el que mejor luce con esto- añadió, mostrándome una pequeña caja de Tiffany’s/.
Tome la caja aun sorprendida. -¿Qué? ¿En serio? Pero ¿por qué?
Mi boca se abrió de golpe cuando vi un hermoso brazalete Tiffany’s de plata del cual colgaba un dije en forma de corazón con pequeñas piedras rosadas incrustadas en cada lado.
-¿Te gusta? Es para que tengas suerte en tu primera visita a la universidad mañana, no es que necesites suerte…
- WOW ¡Es hermoso! Gracias- le interrumpí cuando empezó a sonar nervioso.
-Me alegro que te guste. Mejor me voy a cambiar. Nos vemos en el Lobby para la cena.- se despidió, mientras salía por el balcón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   16/9/2009, 9:36 pm

Segui subiendo capitulos mas arriba...
sigan leyendo y dejen sus comentarios Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandruxy06

avatar

Edad : 27
Cantidad de envíos : 10

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   17/9/2009, 8:58 am

me encanta cuando le da el brazalete jeje k mono Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: aqui va otro cap.. es medio largo asi q lo voy a dividir en dos partes :)   18/9/2009, 3:02 pm

7. Juntos los tres
Después de revisar toda la ropa, elegí usar un informal y sencillo vestido corto de algodón, negro acompañado a la perfección con el brazalete que Miguel me había obsequiado.
Al bajar al lobby, ambos jóvenes esperaban por mí.
-! You look great! - Dijo Brian tomando mi mano antes de saludarme con un beso en la mejilla.
Nuevamente Miguel deslizó su brazo sobre mis hombros acercándome a él.
-¿Vamos?-indicó Brian hacia la puerta principal.
-¿Qué? ¿A dónde vamos?- Se me adelantó a decir Miguel.
-¡Es una sorpresa!
Miré a Miguel a los ojos, quien parecía pensar lo mismo que yo, me devolvió la mirada para después dirigirla hacia Brian.
-Prometo que no hay ningún peligro- aseguró Brian adivinando la dirección de nuestros pensamientos.
Miguel tomó un respiro –Bien, vamos- dijo mientras salía hacia la dirección que Brian señalaba.

¡Vaya!, fue lo único que pensé cuando Brian me abría la puerta de aquel lujoso Bentley azul.

Miguel ocupaba el asiento del centro, situación que fue algo extraña.
-¡Por favor quiero saber a dónde vamos!- supliqué rompiendo aquel incómodo silencio.
- Just be patient. We´re almost there.- me respondió con una risa tierna y amistosa.
Miguel por su parte no parecía muy emocionado ante la situación.
Nos detuvimos frente a unas embarcaciones.
-¿Vamos a navegar?- preguntó Miguel con una sorpresa no menor a la mía.
-El bote solo nos servirá de transporte- Dijo Brian mientras daba unas indicaciones al chofer.
-Debes decirnos adónde vamos.- exigió Miguel bastante firme.-Estas loco si crees que nos vamos a subir a un bote contigo sin saber a donde vamos.-
-Está bien, me rindo… Vamos al Canary Wharf.-confesó Brian esperando cierta emoción de nuestra parte.
-¿Qué no es una isla artificial llena de comercios y oficinas?- Preguntó Miguel muy seguro de sí mismo.
Al escuchar el nombre del lugar recordé que allí se encuentra el Jubilee Place Shopping Mall, la plaza con más de 200 tiendas y abierta los siete días de la semana.
-Así es, allí se encuentra el Canary Wharf Tower, la cual es la torre más alta de Londres.
-A unos 244m de altura- añadió Miguel- pero se encuentra cerrada al público.
-Cierto, pero logré que nos dieran un trato especial.- contraargumento, con cierto tono de satisfacción.
Noté como Miguel volteaba los ojos ante la respuesta de Brian.
Estando a bordo, quede posicionada entre Brian y Miguel. Instantáneamente Miguel me rodó hacia su izquierda, colocándose nuevamente en el centro. Lo miré dudosa y con curiosidad, por lo que él me dijo bastante bajo: -Es más seguro de ésta forma-. A mí me pareció otra reacción de celos.
Me pregunté qué haría él en caso de que realmente estuviera en algún peligro. Es decir ¿acaso golpearía a Brian y además al conductor que nos acompañaba? No pude evitar reír al imaginarme aquella escena. Miguel no me parecía alguien a quien le gustasen las peleas y mucho menos si tendría que enfrentarse a aquellos dos corpulentos muchachos.

Mientras navegábamos por el río, empezamos a conocernos mejor.
-Dime, ¿cómo consigues llevarnos a una torre que no está abierta al público? –Pregunte.
-Mmm ¿Magic? Es broma. En realidad, es gracias a mi padre, tiene algunas oficinas en el área y me ayudo con algunos contactos.
-Por favor dime que vamos de compras antes de cenar- dije
-No esta vez. He planeado algo diferente, pero te prometo que otro día te traeré de compras. – dijo Brian
Noté que habló en singular, por lo que al parecer Miguel no estaba invitado.

Cuando desembarcamos Brian sacó un pañuelo de su bolsillo y me vendó los ojos.
-¿Qué haces?-Pregunté tratando de quitar la venda de mis ojos.
-Se que ya sabes dónde vamos, pero aun así quiero que sea sorpresa… ¿Please?
No podía negarme a aquel tono de suplica combinado con su adorable acento.
Miguel no permitió que lo vendaran. Supongo que no tenía sentido, pues no habría ninguna sorpresa, así que tomó mi mano mientras Brian me sujetaba por los hombros guiándome por el camino.
Después de subir varias escaleras y elevadores, Miguel soltó mi mano repentinamente y Brian quitó la venda de mis ojos, dejándome ver que nos encontrábamos en la azotea del Canary Wharf Tower, desde donde es visible la mayor parte de la ciudad en todo su esplendor.
-Bienvenida a Londres- dijo mientras yo analizaba cada milímetro del hermoso paisaje frente al que me encontraba.
-Es… es… es… -no encontré palabras para cualificar la belleza de la ciudad ante mis ojos.
-Indescriptible- Brian completó la oración por mí.- Es un buen lugar para tratar de alejarse de todo- añadió.
Miguel, quien antes se encontraba alejado y concentrado en la vista, se acercó para unirse a nosotros. -¿Cuál es tu apellido?-Preguntó de la nada.
-Laughton- Respondió Brian después de tratar varias veces de esquivar su pregunta.
-¿En serio? Eso quiere decir que eres el dueño del hotel en el que nos hospedamos, además de un enorme número de empresas en Londres. – Dijo Miguel un poco exaltado.
-No. Mi papá lo es. – Contestó tratando de lucir humilde.
Miguel resopló y volvió a dirigir su vista hacia el horizonte.
-Es suficiente de mí por ahora. Yo no sé nada de ustedes. Excepto que tú- dijo señalando a Miguel- tiendes a ser algo sobre protector con tu amiga aquí presente ¿no?
Miguel estaba más relajado y cómodo y aceptó diciendo: -puede ser -
-Y en cuanto a tí-continuó Brian dirigiéndose a mí- solo sé que te llamas Daniela Martínez, vienes de Rep. Dom y supongo que asistirás a la UDL, ya que ese es el motivo de tu visita a Londres y son ellos quienes corren con todos los gastos de tu hospedaje.
Mi boca se abrió por la sorpresa sin emitir ningún sonido. Miré a Miguel y se encontraba igual de sorprendido, por lo que no fue él quien le dijo todo eso sobre mí.
-¿Qué?- Preguntó Brian ante nuestro silencio – Me agrada estar informado de las cosas que me gustan- dijo encogiéndose los hombros.
No pasé por alto su no tan indiscreto comentario de que soy una de “las cosas que le gustan”.
-¿Cómo…
-Una de las recepcionistas está algo así como crush on mí y confieso que no fui muy caballeroso al aprovecharme de la situación para saber tus datos del hotel.
Miguel se había alejado un poco, dejando de formar parte de la conversación.
-Si sabes todo eso ¿Qué más quieres saber?-pregunté
-Mmm… solo cosas sin importancia como… tu familia, edad, estado civil, color, flor y animal favorito, etc- dijo en tono sarcástico numerando con sus dedos cada una de las palabras que iba diciendo.
-Tengo dos hermanas,15 años, soltera (volteé los ojos señalando lo evidente de la respuesta), naranja, rosas y girasoles y perros, tigres, osos, pingüinos y podría seguir.- Dije a gran velocidad, respondiendo en el exacto orden que había preguntado.
-¿Osos y tigres?- fue lo que preguntó
- Son lindos.-expliqué. Ahora debe ser tu turno de decir unas cuantas verdades sobre tí.
-Supongo que es justo. –Tengo 17, también me gustan los animales, especialmente los caballos, por eso me gusta jugar polo y mi sueño es ser veterinario. Tengo una hermana mayor con la que no me llevo muy bien y aun no tengo mi licencia de conducir porque debo admitir… soy un pésimo al volante.
-¿Veterinario?- eso es genial
-Dije que es mi sueño, no que fuera a serlo. ¿Qué tal tú, vas a estudiar en la UCL?
-Pues deberías seguir tus sueños y buscar lo que quieres. Sí, pretendo estudiar medicina en la UCL, es más, mañana tengo mi primer encuentro con la directiva. Estoy algo nerviosa.
No me contestó y se limitó a mirar las estrellas.
-¿Qué pasa?-le pregunté al ver que no respondía.
-Nada. Tengo hambre. Miguel, ¿qué dices si vamos a comer algo?- le preguntó en un tono bastante alto, ya que se encontraba algo lejos.

Fuimos a cenar a una pizzería cercana.
-¿Pizza?-Preguntó Miguel dudoso, al parecer esperaba algo más lujoso proviniendo del heredero de tan importantes empresas.
-Me gusta lo simple- explicó él.
Ambos chicos devoraron 8 pedazos de pizza en solo unos minutos.
-¿Listos para la otra sorpresa?-preguntó Brian bastante animado cuando terminamos de comer.
-¿Qué? ¿Hay más?- Pensé que ya habíamos terminado con las sorpresas.
-¿Pretendes que me mueva de aquí después de haber comido tanto?- Dijo quejándose Miguel.
-¡Vamos!- le animó Brian ayudándolo a poner de pie.
Después de caminar un rato nos detuvimos frente a una especie de bar.
-No han ido a Londres si no han entrado a un pub.
-¿Un bar? ¿Estás loco? Ella solamente tiene quince años.- Dijo Miguel alterándose.
-Lo sé. No te preocupes, en los pubs es común que acudan jóvenes. Pero por supuesto que ella no probará ni una gota de alcohol. Solo tú y yo ¿o no te atreves?
Noté la cólera de Miguel cuando apretó los puños, haciendo notorias las venas de su brazo.
-Tenía muchas ganas de probar la famosa cerveza inglesa.- Respondió desafiante.

Entramos al lugar. No tenía un aspecto muy elegante pero tampoco lucia vulgar o descuidado.
Miguel tomó mi mano a penas entramos. Unos cuantos hombres de edad más avanzada nos dieron una que otra extraña ojeada.
Nos dirigimos a la barra y Miguel nuevamente ocupó el lugar del centro.
-Two beers and a soda. - Ordenó Brian por los tres.
-Miguel no tomes eso solo porque él quiere.- le susurré bastante bajo aunque Brian no nos ubiera escuchado de todas formas por lo alto de la música.
-No te preocupes. No es la primera vez que tomo una- dijo Miguel guiñándome el ojo.
- Solo serán unas cuantas.- prometió Brian haciendo su primer brindis de la noche.
Después de media hora después, ambos habían tomado más de 8 jarras cada uno.
Yo, excluida casi totalmente de la conversación, me dediqué a pensar en la entrevista que me esperaba al día siguiente.
Hablaban en un tono muy bajo y algo desaliñado por lo que me era casi imposible entender lo que decían.
De repente, Miguel se puso de pie bruscamente, arrojando al piso el banco en el que estaba sentado. Me dio la espalda para encontrarse frente a frente y a unos pocos centímetros de distancia de Brian, quien también se había levantado.
Miguel tenía los puños cerrados y sus venas sobresalientes más que la última vez, daban muestra de su enojo.
No entendía el motivo de su reacción, hasta hace pocos momentos los había oído hablar algo referente a las empresas e influencias del Sr. Laughton en la ciudad.
Aunque Brian tenía los músculos flexionados y los brazos posicionados para lo que me parecía era el inicio de un enfrentamiento, fue Miguel el primero en reaccionar, golpeando a Brian en la cara tan fuerte que lo arrojó al piso rompiendo dos de las sillas que se encontraban en su camino y una cuantas copas.
Mi cuerpo se inclinó hacia delante como reflejo pero Miguel me empujó levemente hacia atrás con una mano.
Enseguida unos hombres que se encontraban alrededor se acercaron para ayudar a Brian a ponerse de pie.
A pesar de que varios hombres ya se encontraban alrededor de la escena para tratar de calmar la situación, me coloque frente a Miguel, quien me había dado la espalda y presionado ligeramente hacia atrás tratando de alejarme.
El enojo combinado con el alcohol era evidente en sus ojos.
-¿Qué crees que haces?-Le reproché.
-Muévete- fue la única palabra que pronuncio, haciéndome a un lado nuevamente con su mano.
Dirigió su mirada a Brian, que se había puesto de pie y se acercaba a nosotros, y a pesar de tener una mano ensangrentada por una cortadura, su cuerpo parecía más que capaz de devolver el golpe.
Se detuvo a unos pocos pasos de Miguel para mirarme a los ojos, que en ese momento estaban llenos de angustia y nerviosismo y me lanzóuna pequeña sonrisa de lado.
Levanto en alto su mano sana, como señal de rendición: -No pretendo discutir frente a una dama.- menciono recordándole a Miguel mi presencia.
Me sentí aliviada cuando supe que Brian no tenía ánimos de pelear, pero por precaución me coloque en el medio.
Miguel bajo su cabeza para mirarme.
-Ya es suficiente por hoy ¿no?- le dije cuando adiviné sus pensamientos de duda acerca de continuar la pelea o no.
Miguel respiro hondo, cerró los ojos y tomó su abrigo que se encontraba en el piso. Estaba tan borracho que apenas podía caminar, pero eso no le impidió salir del local sin mirar atrás.
-Gracias por no seguir con la pelea- Le dije a Brian mientras tomaba su mano herida para amarrar en ella un pañuelo y ayudar a controlar la sangre. -¿Estás bien?
-No es nada. Pero sabes que pude haber acabado con él.- dijo en tono engreído mirando los músculos de sus brazos.
Resople y solté su mano, me molestó un poco conocer aquel lado egocéntrico suyo, aunque no en realidad no estaba mintiendo. Me había parecido muy tierno de su parte no haber continuado con la pelea.
-Gracias- dijo tomando mi mano nuevamente. –Por ayudarme con la herida y por haber aceptado venir esta noche. Aunque no fue exactamente la forma en que la planeé.
En ese momento Miguel volvió a entrar al bar, encontrando a Brian sujetando mis manos, por lo que pensé que se alteraría pero simplemente volvió a salir del negocio.
-Ve con él- me pidió Brian dejando libre mis manos. –Está muy tomado y te necesita. Espérenme en la puerta que enseguida voy-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   18/9/2009, 3:03 pm

-Cuando puedas caminar por ti mismo tendrás que explicarme que pasó allí adentro- le dije a Miguel en un tono de mamá enojada, mientras colocaba su brazo sobre mis hombros y lo sujetaba por la cintura para servirle de soporte.
-Sí, sí, si princesa, lo que usted ordene- balbuceó haciendo un saludo militar. Era obvio lo mal que lo habían dejado las cervezas.
-¿Qué tan mal está él ?- preguntó Brian cuando se unió a nosotros afuera.
-¿Quién? ¿Ella? Ella está muy pero muy linda… pero shhh mejor no se lo digas- dijo Miguel, con un espantoso aliento a cerveza.
-Sí, lo sé. Pero me refería a ti compañero. ¿Estás muy mareado? –Preguntó Brian mientras ayudaba a subirlo al bote.
-Yo estoy muy bien. ¿Somos compañeros? Qué bien. Siempre me has caído muy bien compañero. ¡Wow este barco se mueve muy rápido!- contestó Miguel apenas entro en el bote, sin que siquiera hubieran encendido el motor.
Fue imposible contener la risa ante sus elocuencias todo el camino que estuvo despierto, ya después de unos 15 minutos navegando, Miguel se desplomó sobre mi hombro el resto del camino.
Brian se había colocado una servilleta con hielo en el golpe. -¿Te duele mucho?- pregunté cuando se levantó para ponerse mas hielo.
-No te voy a negar que fue un buen golpe. Pero no estoy tan mal.-
Al llegar al hotel, fue necesario interrumpir los ronquidos de Miguel, quien casi se cae de espaldas al bajar del carro.
-Yo puedo sola, gracias- le dije a Brian, que se había ofrecido para ayudarme a llevar a Miguel hasta su cuarto.
-Adiós compañero- se despidió Miguel dándole un fuerte abrazo a Brian. Una escena completamente divertida tomando en cuenta lo ocurrido hace poco tiempo en el bar.

Lo llevé hasta su habitación, donde se desplomó sobre la cama apenas cruzamos la puerta.
-¿No crees que deberías tomar una ducha fría?-pregunté
-No, no quiero.- Se quejó como si fuera un niño pequeño a su mamá.
La verdad me causaba mucha risa cuando estaba borracho.
-¿Entonces qué es lo que quiere el niño?- le pregunté en el mismo tono de niño en que me había hablado, mientras lo arropaba.
-Yo te quiero a ti- respondió en un tono bastante serio y agarrándome la mano con la que estaba quitándole la bufanda. En ese momento, todo signo embriaguez abandonó su rostro. Quedé helada mirándole a los ojos mientras él me mantenía sujeta por la muñeca a una corta distancia de su rostro.
-¿Qué?
-Te quiero, te quiero, te quiero, es mas TE AMOO- casi gritó.
Pero entonces dio media vuelta en la cama envolviéndose entre las sábanas y se quedó dormido otra vez.
-¿Miguel que dijiste?- intenté preguntarle aunque ya estaba casi totalmente dormido.
-Mmm… te quiero, Gina, te quiero…- balbuceó
Una combinación de ira y decepción me invadió. ¿¡Gina!? ¡Me confundió con Gina!, su ex novia.
Debo admitir que los celos se apoderaron de mí en ese momento.
Supongo que fui algo estúpida por pensar que él iba a llegar a quererme en tan poco tiempo, pero si no es así no entiendo porque se comportaba de esa forma cuando estaba con Brian. Estaba segura que no eran simples ganas de proteger a una pobre chica que se encontraba sola en un continente extraño para ella.
Era tarde y Miguel ya se había dormido, así que decidí irme a mi habitación para dormir, cosa que me fue imposible, pues el nombre de Gina no podía salir de mi cabeza. Traté de sentirme mejor golpeando algunas almohadas imaginándome que era ella, pero aun así no pude dormir nada.
Fui varias veces a ver como estaba Miguel, aunque me había confundido con la estúpida y plástica narizona con la que termino antes del viaje, me seguía preocupando por él, y debo admitir que durmiendo luce completamente adorable.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandruxy06

avatar

Edad : 27
Cantidad de envíos : 10

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   19/9/2009, 1:13 pm

k mal la confundio con la ex Shocked
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   19/9/2009, 8:43 pm

=P
Si... no sabes cuanto em alegro de que estes siguiendo la historia..
y habia olvidado preguntarte si entendias bien las partes que estan ingles.. puedo traducirlas.. pero lo habia olvidado

Besos: Darle:)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandruxy06

avatar

Edad : 27
Cantidad de envíos : 10

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   20/9/2009, 12:46 pm

las partes en ingles ay algunas k no las entiendo del todo pero creo k mas o menos si k pillo lo que quiere decir.
aun k no estaria mal k las tradujeras jeje yo no soy muy buena en ingles.
enserio esta muy bien la historia. Smile
bss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
darle0312
Vampira joven


Cantidad de envíos : 35

MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   23/9/2009, 4:00 pm

perdooneen que haya tardado tanto para seguir subiendo!.. Aqui el cap. 8.. es corto!

8. Universidad
Había logrado dormir un par de horas, las suficientes como para estar nerviosa.
Al ponerme la pulsera que Miguel me había regalado especialmente para esta ocasión, me volvió a parecer que no era un regalo de dos amigos que se encontraron hace solo un par de días.
Cuando iba a salir de mi habitación pensé en pasar por la suya para ver si ya había despertado, pero no quise tocar su puerta por si lo despertaba. En mi mente volví a escuchar como me llamaba “Gina” y de la rabia sacudí la cabeza tratando de alejar aquel odioso recuerdo. Pasé de largo frente a su puerta y bajé directo al lobby, donde Adam, el chofer de la universidad esperaba por mí.

Mientras miraba admirada por la ventanilla del carro empecé a soñar con mi futuro dentro de esos campus, siempre había imaginado mi experiencia universitaria junto al chico de mis sueños, solo que esta vez la imagen de aquel chico no podía verse con claridad.
Despejando mi mente de aquellas ideas y concentrándome en la realidad entré a la oficina de la dirección, una de las secretarias me señaló amablemente donde debía esperar. En pocos minutos me invitaron a pasar dentro de una lujosa oficina en la que me esperaba una señora de unos 40 años, con su pelo rubio oscuro con unas cuantas franjas plateadas bien recogido en un elegante moño. Me invitó a tomar asiento y con gran amabilidad y paciencia me explicó todas y cada una de las ventajas de pertenecer a la UCL, y con cada palabra más me entusiasmaba con vivir en Londres por 3 años.
-¿Qué le parece si el viernes vuelve para que conozca el campus? Puede venir acompañada si así lo desea.- concluyó antes de ponerse de pie.
-Sí, me parece magnífico, aquí estaré.- acordé en el tono mas formal que me fue posible.

Cuando salí de la oficina, me llevé una sorpresa que jamás me habría imaginado.
-¿Qué? ¿Qué haces aquí?

Frente a mí se encontraba él, sentado en uno de los sofás, leyendo una revista de autos, tan cómodo como si estuviera en su propia casa, a pesar de que estaba vistiendo con gran porte y elegancia una fina camisa de rayas negras.
Se puso de pie en cuanto escuchó mi voz.

-¿¡Brian!?-
No podía creer que había recordado la reunión, cuando apenas lo mencioné anoche.

-¿Qué haces aquí?- Noté que tenia una gran marca morada en el lado derecho de la cara. Justo como en las películas.

-¿Y cómo te fue? ¿Bien? ¿Excelente? ¿Maravilloso? Di algo.- pregunto haciendo caso omiso a mi primera pregunta y exaltándose con cada palabra que decía.
No podía entender por qué se interesaba tanto por mí si apenas habíamos hablado un par de veces.
-Ehmm…Muy bien, genial, en realidad. Pero en serio, ¿Qué haces aquí?- Insistí.
-¡Felicidades!- dijo con un tono de completa satisfacción. -Pues esperaba a que salieras obviamente.- Contestó en un tono como si yo hubiera preguntado la cosa más absurda del planeta.

-Pero… pero…- Traté de elegir una de las tantas preguntas que se agolpaban en mi mente.

-Pensé que tal vez querrías compañía el día de hoy.. y no creí que Miguel se encontrara en condiciones de hacerlo después de lo de anoche.- explicó mirando al suelo, y entrelazando los dedos como si estuviera increíblemente nervioso. Fui al hotel a buscarte pero ya te habías ido.- Añadió mientras me dirigía lentamente hacia la salida.

No podía dejar de sonreír, aunque quisiera, y créanme que lo intenté. En serio un chico totalmente hermoso, tan detallista y atento que había venido solo a ver como había ido mi reunión, que apenas mencioné la noche anterior. Además recordé lo tierno que fue al no querer golpea a Miguel.
-Gracias, de verdad, no tenía planes de venir con Miguel, pero realmente me alegra estar con alguien en este momento.
Me dio un fuerte abrazo y un beso en la mejilla- para mí es todo un placer- susurró en mi oído, sin aún soltarme. No me sentía muy cómoda con tanta proximidad y confianza entre nosotros pero temía hacerlo sentir mal, especialmente después de lo atento que había sido.

Brian insistió en irme con él devuelta al hotel, por lo que le agradecí a Adam y le pedí que se fuera.

Nuevamente me encontraba en el interior del ostentoso bentley azul.

-Como sabía que te iría bien, te compre un pequeño regalo de felicitaciones.- dijo sonriendo y me pasó una paquete que estaba a su lado.
-¡wao! Este gracias, pero ¿y si me hubiera ido terrible?
-Probablemente te lo hubiera regalado igual, como consolación ya sabes- dijo guiñándome el ojo y mostrando su sonrisa que tanto me gustaba.
Abrí la bolsa naranja que me había dado y dentro se encontraba un tigre de peluche con un lazo rosa alrededor del cuello.
-Aww gracias es tan…
-¿lindo? – contestó antes de permitirme terminar la oración.-Como es uno de tus animales favoritos ¿no?-
Asentí sonriendo y aun mirando al tigre de peluche, tratando de evitar ver la sonrisa que seguramente debía tener en sus labios en ese momento, y que añadidos a los detalles que había tenido en tan solo dos días provocaría que me derritiera a sus pies. Y la verdad ¿quien puede culparme?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)   

Volver arriba Ir abajo
 
London... lo escribi yo misma.. espero que les guste! :)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EL cuervo (homenaje a Edgar Allan Poe:)
» Carta a mi ahijada Emma. Espero que os guste.
» 1 Rublo Alexander II Rusia 1877 CПБ-HI . Dedicado a Emiliano
» ZZtop Una de camiones..... espero que os guste
» MI GRAN MÚSICA (ESPERO QUE LES GUSTE)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Todo sobre Crepusculo :: Otras cosas :: Recomiendanos algo-
Cambiar a: